AUNQUE EL PARTIDO DE WILDERS FUERA EL MÁS VOTADO, EL RESTO DE LAS FORMACIONES POLÍTICAS FORMARÍA UN GOBIERNO DE UNIDAD DEJANDO AL VVA EN LA OPOSICIÓN. (AUMENTA EL TAMAÑO DE LA IMAGEN CLIQUEANDO SOBRE ELLA)

La importancia de las elecciones holandesas de hoy 15 de Marzo, radica en que un buen desempeño o un nada sorprendente triunfo del candidato de extrema derecha Geert Wilders, podría tener un fuerte impacto en los comicios del mes próximo en Francia y en los de septiembre en Alemania.

EL ACTUAL PREMIER, MARK RUTTE, PODRÍA SEGUIR GOBERNANDO EL PAÍS CON LA AYUDA DE LOS ENEMIGOS DE WILDERS

En estos países, que al igual que Holanda forman parte del núcleo fundador de la UE, la derecha xenófoba también ha ganado un fuerte protagonismo, impulsada por la crisis de refugiados, los recientes atentados islamistas en Europa y por las victorias de Donald Trump en Estados Unidos y del Brexit en el Reino Unido.

Con una tasa de crecimiento del 2,3% y un 5,4% de desempleo, la clave de los comicios del 15 de marzo no es la economía sino la cuestión de la identidad, en un país de unos 17 millones de habitantes donde en los últimos años el número de inmigrantes ha superado al de los emigrantes.

Con esta premisa de defensa de la identidad como bandera, una treintena de partidos batallará este miércoles para quedarse con alguna de los 150 escaños en juego, en unos comicios marcados por la atomización, que obligará a los principales partidos a hacer coaliciones para poder formar un gobierno estable.

De los 31 partidos que se presentan, sólo 14 obtendrían los votos suficientes para conseguir representación parlamentaria, según los sondeos, que anticipan que el próximo gobierno necesitará una coalición de al menos cuatro o cinco partidos.

(Con información de Telam)

Anuncios