En plena década de 1950, cuando Elvis balbuceaba algunas baladas country, ya se habían editado varios títulos en los que se utilizaron los términos rock o roll (convenientemente silenciados en los poderosos medios de difusión), vocablos con evidentes connotaciones sexuales.

DE LO QUE NO CABE DUDA ES QUE CHUCK BERRY FUE LA VERDADERA ALMA DEL ROCK AND ROLL

Pero daba la casualidad de que sus intérpretes y creadores eran de raza negra, lo que impedía su difusión masiva, algo que hubiera cambiado el curso de la historia de la música popular, al menos en cuanto a su repercusión internacional se refiere.

GENIO Y FIGURA HASTA LA SEPULTURA

A los 90 años Charles Edward Anderson Berry, alias Chuck Berry, deja huérfano al rock and roll, pero sus descendientes y amigos pueden estar más que orgullosos, porque es aún y será, tal vez por siglos, un símbolo de varias generaciones, mil veces más auténtico, visceral y creíble, de lo fueron los falsos profetas de aquella música que ha superado ya los 60 años de existencia, pariendo hijos de distintas coloraciones y matices para todos los gustos.

No en vano, el propio John Lennon afirmó: “Si quisieras encontrar otra palabra para definir el rock and roll, tendrías que decir: Chuck Berry”

Entre las leyendas de la música, Chuck ocupa un lugar de excepción, como corresponde a un compositor dotado de un talento especial, que ha legado para la historia canciones que resisten las estaciones del año, los calentamientos globales y los ciclones de las nuevas tendencias musicales, con la solidez de las pirámides de Egipto y la belleza de la Mezquita de Córdoba, donde deleitó a miles de personas en el verano de 2008, dentro de los festejos del Festival de Guitarra.

Berry fue el primer artista de rock que escribía casi todas sus canciones. Sus textos, irónicos pero realistas, descarados aunque tiernos, denotaban su interés por la cadena invisible que unía a los jóvenes y el rock.

La mayor parte de esas obras evocaron las inquietudes esenciales del adolescente de la América macartista de los años 50 y 60: la segregación racial, el colegio, los coches, el sexo y el baile.

Su primer disco ve la luz el 21 mayo 1955, que tendría como tema estrella “Ida Red (1938), un viejo éxito de Bob Wills. La canción sería rebautizada por el joven Berry con el nombre de “Maybellene“.

Al año siguiente, en junio de 1956, nacía para gozo de la posteridad, el magnífico “Roll over Beethoven“, que por otra parte le supone la condena definitiva de la crítica más conservadora, acusándole de faltar el respeto al compositor alemán.

No obstante, en diciembre de ese mismo año, Chuck Berry aparece en el film “Rock, Rock, Rock”, en el que canta “You can’t catch me“.

En Agosto del 1957, publica un nuevo single, “Oh ! Baby doll” y participa en otra película: “Mr. Rock and Roll”, bajo el padrinazgo del astuto DJ Alan Freed, condenado en varias ocasiones por recibir dinero de las compañías discográficas, y más tarde, cocaína y marihuana.

En marzo del 58, Chuck Berry, imparable y brillante como nadie, edita “Sweet Little Sixteen”, que se clasifica en el nº 2 del Hit Parade de EEUU y 27º en Gran Bretaña.

Como dato curioso y revolucionario para aquellos años desde el punto de vista musical, señalaré que esa canción se estrenó en Julio, dentro del Festival de Jazz de Newport, hecho insólito que por suerte recoge un documental (programado en más de una ocasión en la TV cubana), titulado: “Jazz en una noche de verano“.

Desde entonces, Chuck Berry continuó lanzando genialidades sin cuento, entre las que tendremos “Beautiful Delilah”, “Little Queenie”, “Too Much Monkey Bussiness”, “Brown Eyed Handsome Man”, “Memphis Tennessee”, “Carol”, “Sweet Little Rock and Roller”, “You Never Can Tell”, “Nadine”, pero sobre todo el ya mentado “Johnny B. Goode”, título que algunos expertos consideran autobiográfico, y que sin duda alguna es su creación más veces registrada por otros colegas a lo largo de la historia.

El resto fue una interminable historia de películas, shows, discos, interrupciones debidas a detenciones, homenajes o largos y variados procesos judiciales (incitación a la prostitución, corrupción de menores, consumo de estupefacientes, incluso un homicidio), que le suponen algunos años de cárcel, cumplidos de forma discontinua.

Eran tiempos durísimos para Berry, en los que su personalidad y obra se reivindicarían hasta este siglo XXI, no sólo por medio de las voces de cientos de grupos y solistas veteranos o muy jóvenes (pero también por medio de renombrados realizadores de cine); desde los miembros de la potente British Invasión (Beatles, Rolling, Animals), hasta rutilantes estrellas como Springsteen o los Sex Pistols; desde directores como Taylor Hackford en Hail Hail Rock and Roll y Quentin Tarentino en Pulp Fiction.

El genio y poderío de Berry se sustentó, durante casi 70 años de carrera, sobre los cimientos de un estilo único: una enérgica base de blues en la que integra gotas de rockabilly, briznas de boggie boggie y una maravillosa forma de tocar la guitarra; secreto personal que ha llegado a ser legendario, inspiración de un número incalculable de artistas, que hoy reconocen a coro una verdad incontestable: Chuck Berry fue y es un elemento más que esencial en la historia y evolución del rock.

Personalmente, no albergo la menor duda de que Berry fue el verdadero Presidente de la República del Rock And Roll, al que cantaron Humble Pie, Iron Maiden, Jan & Dean, Waylon Jennings, Elton John, Tom Jones, AC/DC, The Animals, Paul Anka, Count Basie, The Beach Boys, The Beatles, David Bowie, The Byrds, Chubby Checker, Eric Clapton, The Dave Clark Five, Eddie Cochran, Cream, Dave Edmunds, John Denver, Bo Diddley, The Doors, The Electric Light Orchestra, The Everly Bros, Tanya Tucker, Conway Twitty, The Scorpions, Bob Seger, Sex Pistols, Shadows of Knight, Gene Simmons, Simon y Garfunkel, Spider Murphy Gang, Bruce Springsteen, Status Quo, Steve Gibbons Band, Rod Stewart, Uriah Heep, Gene Vincent, Wyclef Jean, Johnny Winter, The Yardbirds, Foghat, Rory Gallagher, Leif Garrett, Grateful Dead, The Germs, Bill Haley & His Comets, Emmylou Harris, Jimi Hendrix, Buddy Holly, Ted Nugent, Roy Orbison, Tom Petty & The Heartbreakers, Elvis Presley, The Ramones, REO Speedwagon, Keith Richards, Johnny Rivers, Tommy Roe, The Rolling Stones, Linda Ronstadt, Carlos Santana, James Taylor, George Thorogood, Three Dog Night, Judas Priest, The Kinks, Alvin Lee (Ten Years After), John Lennon, Gary Lewis & the Playboys, Jerry Lee Lewis, MC5, Peter Tosh y un larguísimo etcétera.

¿Hay quien dé más?

Anuncios