La querella, que fue inicialmente vetada por Barack Obama, ha logrado ser admitida por un tribunal federal estadounidense.

Anuncios