Marine Le Pen,  líder del FN francés, en su primera visita a Vladimir Putin, censuró el belicismo de EEUU aumentando su presencia militar en Europa oriental, elogió al gobierno ruso por su lucha y éxitos contra el terrorismo yihadista, calificando de estúpidas las sanciones contra la Federación eslava y mostrándose convencida de la inutilidad y corrupción que definen a la Unión Europea.

Además, la política francesa ha condenado la estrategia occidental de “sanciones, amenazas y chantaje” que la Unión Europea utiliza cada vez más “no solo contra Rusia, sino contra sus propios miembros”, demostrando que, en estos temas concretos, Le Pen se sitúa políticamente a la izquierda de los llamados partidos progresistas continentales.

Anuncios