La reunión del Consejo de Seguridad de la ONU en la que se debatió el ataque con gas tóxico del martes pasado contra la villa de Jan Sheijun, en la provincia de Idbil, controlada por los rebeldes armados, concluyó sin deslindar responsabilidades hasta que se ultime la investigación;.

El borrador de la resolución condenó los hechos que ocasionaron la muerte de al menos 72 personas y exoneró a Siria de cualquier responsabilidad.

Ante la falta de acuerdo de los miembros del Consejo de Seguridad, adoptó medidas unilaterales bombardeando una base aérea siria situada en Homs, el ataque dejó 10 militares muertos y varios civiles, entre ellos 4 niños.

Anuncios