A pesar del empeño de Washington en extender las sanciones occidentales contra Moscú y Damasco, en respuesta al presunto ataque químico atribuido por Occidente al ejército sirio, los cancilleres del G-7 no alcanzaron la necesaria unanimidad.

EL GRUPO G-7 SE REÚNE DE URGENCIA DADA LA POSIBILIDAD DE QUE, PESE A LAS PROVOCACIONES DE LOS CASCOS BLANCOS Y GRUPOS TERRORISTAS, ATACANDO A LA POBLACIÓN CIVIL DE SIRIA CON ARMAS QUÍMICAS, RUSIA Y EL EJÉRCITO SIRIO PUEDAN DERROTAR AL ISIS

«En la actualidad no existe un consenso absoluto para aplicar nuevas sanciones contra funcionarios sirios o rusos», declaraba el ministro de Exteriores italiano, Angelino Alfano, tras la primera  reunión de Ministros del G7, celebrada en la región de Toscana.

«Obviamente, hay diferentes sensibilidades», reconoció Alfano, agregando que la reunión solo había ratificado su apoyo a las sanciones ya existentes.

El encuentro internacional, centrado en el tema del conflicto sirio, reunió a los ministros de Exteriores de Estados Unidos, Japón, Alemania, Francia, Reino Unido, Italia y Canadá, pero estuvieron presentes, de forma excepcional, observadores de Turquía, los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Jordania y Qatar.

El ministro francés Jean-Marc Ayrault confirmó que la cuestión de las sanciones contra Moscú y Damasco se había planteado, pero no llegó a producirse un debate dada las diversas posiciones que se plantearon.

El 10 de abril, el ministro de Asuntos Exteriores británico Boris Johnson fue el primero en lanzar sobre la mesa la posibilidad de nuevas sanciones “contra los responsables militares rusos, involucrados en la coordinación de las operaciones de Siria“.

El 9 de abril, la Embajadora de Estados Unidos en la ONU, Nikki Haley, había asegurado que el presidente Donald Trump no descartaba aumentar la presión sobre Moscú, ampliando las sanciones occidentales aplicadas tras el golpe de estado en Ucrania, como un nuevo castigo por la cooperación entre Putin y Al Assad.

Sin embargo, pese a que no hubo consenso para aplicar esa nueva tanda de medidas punitivas, el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, explicó que su Departamento estaba preparando otras penalizaciones económicas contra Siria.

Rex Tillerson, secretario de Estado de EE.UU., llegó a Moscú hace unas horas, como parte de una gira en la que la que el tema primordial es la situación generada en Siria, que nos muestra una tesis indiscutible: la derrota del ISIS no satisface a Washington y Bruselas, porque la victoria de Rusia acabaría con los planes expoliadores de Occidente.

https://francais.rt.com/international/36742-pas-consensus-g7-nouvelles-sanctions-russie-syrie?

Anuncios