El presidente de Siria, Bashar al-Assad, aseguró que el bombardeo perpetrado el pasado jueves por Estados Unidos contra una base aérea de Homs no logró su propósito de fortalecer a los grupos terroristas.

Por su parte, el ejército árabe sirio, en respuesta al ataque de Washington, restableció el funcionamiento de la base aérea e intensificó su ofensiva antiterrorista.

Asimismo las fuerzas de Rusia, Irán y aliadas al ejército sirio, advirtieron que cualquier nueva agresión estadounidense contra el país árabe recibirá una respuesta dura e inmediata.

Anuncios