Archive for 13 abril, 2017



Cientos de personas murieron ayer miércoles por un ataque de la coalición internacional contra un almacén de armas químicas del Estado Islámico en Deir ez Zor, informa el Estado Mayor de Siria.

La agencia SANA informa, citando un comunicado del Comando General del Ejército, que una incursión aérea de la coalición internacional causó “la explosión de un enorme almacén que contenía una gran cantidad de sustancias tóxicas”.

Los aviones de la coalición liderada por EE.UU. lanzaron un ataque alrededor de las 17:30-17:50 [hora local, 14:30-14:50 GMT] contra un almacén del Estado Islámico donde había muchos combatientes extranjeros.

Primero apareció una nube blanca y luego una amarilla, lo que indica la presencia de un gran número de sustancias venenosas en el lugar del impacto.

Se informa que “un gran número de civiles murieron como consecuencia de la inhalación de sustancias tóxicas”.

Este incidente confirma la capacidad de los terroristas “para obtener, transportar, almacenar y usar armas químicas” contra la población civil y las Fuerzas Armadas de Siria, añade el Comando General del Ejército, que reitera que las fuerzas gubernamentales sirias “no poseen ningún tipo de armas químicas“.

Las autoridades militares también advierten del “riesgo de que los grupos terroristas sigan usando armas químicas contra la población civil“.

Además, las recientes acusaciones según las cuales Damasco habría empleado armas químicas pueden ser aprovechadas por los terroristas para “encubrirse y quedar impunes”.

Rusia comenta el ataque

La Defensa rusa no puede corroborar la información según la cual el ataque de la coalición habría provocado centenares de muertos.

Se han enviado drones al lugar para monitorear la situación, ha afirmado el portavoz del Ministerio, Ígor Konashénkov.

“El Ministerio de Defensa ruso no tiene información que confirme los datos sobre las muertes y la naturaleza de los daños causados por el bombardeo de los aviones de la coalición internacional en las inmediaciones de Deir ez Zor”, ha anunciado Konashénkov.

Por su parte, la coalición encabezada por EE.UU. asegura que no han realizado el ataque aéreo contra el almacén de armas químicas en Deir ez Zor.

La provincia de Deir ez Zor, en el noroeste de Siria, se encuentra casi en su totalidad en manos de ese grupo terrorista.

https://actualidad.rt.com/actualidad/235791-muertos-ataque-coalicion-arsenal-quimico


El ataque estadounidense en Siria demuestra que Donald Trump ha callado a la oposición“, dice el ensayista Jean Bricmont, profesor universitario de Física y ensayista belga, autor y co-autor de varios libros, entre ellos “Razón contra el Poder” (con Noam Chomsky), “La República de los censores” y “La Impostura de los intelectuales” (con Alan Sokal).

BRICMONT, CATÓLICO PRACTICANTE, LLEVA DESPLEGANDO SU ACTIVIDAD POR LA PAZ DESDE HACE MÁS DE 40 AÑOS, FUSTIGANDO LA HIPOCRESÍA DE OCCIDENTE Y DENUNCIANDO LAS VIOLACIONES DEL DERECHO INTERNACIONAL

RT: ¿Cómo debemos interpretar la acción militar decidida por Donald Trump en Siria el 7 de abril?

Jean Bricmont (JB): Por ahora, parece una operación altamente simbólica, que no va a afectar al desarrollo del conflicto. Para ello se requeriría una verdadera campaña militar contra el ejército sirio, que llevaría ineludiblemente a una muy grave confrontación con Rusia y tal vez incluso el detonante de la III guerra mundial.

Es imposible predecir el curso de los acontecimientos, pero si hemos de creer a las recientes declaraciones de Rex Tillerson, esta suposición es muy poco probable.

Donald Trump es como Alexis Tsipras pero en versión estadounidense: Hace todo lo contrario de aquello para lo que fue elegido y que prometió en campaña.

El presidente estadounidense ha traicionado a sus votantes y ha callado a sus detractores. Muchos de sus seguidores han protestado.

Sin embargo, el ataque es un gesto para la oposición, es decir, para los medios de comunicación, para los ultraconservadores del Partido Republicano y para los neocones del Partido Demócrata, aun a riesgo de irritar a Moscú.

Trump quiere y debe hacer frente a las relaciones de poder, con una oposición a la que apoya un considerable sector mediático, nexo umbilical con Hollywood y todo lo que representa la poderosísima industria del cine.

Hasta hace poco, en universidades y colegios, radios y TV, se criticaba de manera muy vitriólica al presidente. Pero esas voces de difuminan cuando se decide un bombardeo que ha tenido tanto éxito periodístico. Con esa acción militar, todo lo que dijo Trump en campaña se ha perdonado. Ya no es un tipo incorrecto.

RT: ¿Qué reacciones espera usted respecto a este ataque con misiles?

JB: Hay una alineación de posiciones extremadamente reveladora. Donald Trump, considerado desde siempre como un hombre horrible, racista, homófobo, machista e inculto, ha enmudecido a sus críticos.¿Cómo no ver detrás de él lo absurdo del discurso sobre los derechos humanos?

Uno de los ejemplos más elocuentes de esa doble moral es la de la diputada socialista francesa Ségolène Royal, que se cansó de insultar y despreciar a Trump cuando fue elegido. Después de la agresión, parece encantada y aplaude la intervención militar en Siria. ¿No es cómico?.

Para mí, esto es un síntoma clarísimo de la decadencia de Occidente: se acabó el pensamiento, murió la reflexión y la honestidad, el respeto a las leyes internacionales.

Pero no creo que este bombardeo vaya a cambiar el escenario actual. Trump afirma que ha castigado a Bashar Al Assad, asesinando a unos cuantos militares y civiles, entre ellos niños.

Esto no tiene ningún sentido: por un lado, la indignación global por las estúpidas frases del mandatario y, por el otro, los aplausos a un bombardeo ilegal alegando el ataque químico, de cuya autoría no existe ni una sola prueba.

RT: En el plano internacional ¿ve usted una nueva división o confusión entre la clase política?.

JB: No creo que la división izquierda-derecha haya desaparecido, pero en esa línea divisoria se injerta una fractura transversal entre ambos campos.

Por un lado están los que apoyan la integración europea, la pertenencia a la OTAN, el intervencionismo en la política exterior por parte de Estados Unidos… Por otro lado, los que defienden la soberanía nacional, la Carta de las Naciones Unidas, la no injerencia en asuntos internos y el respeto al Derecho Internacional.

Los dos campos cubren casi todo el espectro político: la reciente intervención de Estados Unidos en Siria nos ofrece un muy buen ejemplo.

Entre los que aplauden el ataque se encuentran los sionistas, los neoconservadores estadounidenses, pero también los islamistas radicales (porque esa agresión podría debilitar al presidente Assad) y una buena parte de la izquierda europea, con la notable excepción de Jean-Luc Mélenchon.

En el segundo campo, la condena viene de naciones como Cuba, Irán, Venezuela, Nicaragua, Ecuador, Bolivia, Rusia, China, pero también de líderes religiosos, de dirigentes alemanes, franceses, belgas, de la derecha, del centro, de algunos socialistas, comunistas, de organizaciones pacifistas…

No es una caricatura, sino una incómoda realidad que deja al descubierto la hipocresía de la socialdemocracia occidental, que se ha echado en brazos de un presidente al que calificaba de monstruo hace tres meses.

No debemos olvidar que la línea atlantista sigue dominando el mundo. Sin embargo, entre la población, harta de guerras y corrupción, de dramas como el de los refugiados, la reacción contra esta política es cada vez más fuerte.

La idea de que los EE.UU. puedan bombardear cualquier lugar, sin siquiera contar con una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, es cada vez menos popular.

En Bosnia-Herzegovina, en 1995, la intervención de la OTAN bajo los auspicios de los Estados Unidos no tuvo apoyo popular, pero sí mediático. En 2003, en Irak, la invasión estaounidense fue muy criticada, como en 2011 con Libia…

El gobierno de Obama y ahora el de Trump, contando con el beneplácito de la Unión Europea, una vez más, trataron de repetir esa estrategia en Siria, pero está claro que esta vez se han topado con más de un escollo. Rusia no se cruzará de brazos.

(Con información de RT Francia)

 

 


“Queremos aliviar el sufrimiento del pueblo sirio. Rusia puede ser parte de ese futuro y puede jugar un papel importante en él. O Rusia puede seguir apoyando a la banda (Assad, Hezbollah, Irán), lo que, según creemos, no sería bueno para los intereses de Rusia a largo plazo”, afirmó.

TRUMP Y SU EQUIPO HAN TOMADO EL CAMINO QUE HUBIERA EMPRENDIDO HILLARY CLINTON: LA VIOLACIÓN DEL DERECHO INTERNACIONAL Y LA GUERRA COMO META

Según Tillerson, en Washington no se hacen predicciones sobre el calendario para la solución al conflicto sirio, pero Occidente está convencido de que las autoridades de Damasco serán reemplazadas en un futuro próximo.

Todos comprendemos que el reinado de la familia Assad está llegando a su fin”, concluyó el Secretario de Estado. (Tomado de RT)

No es complicado ver que se presenta a Rusia la sencilla elección entre la continuación de la guerra fría y la capitulación. Exactamente lo mismo que se ofrecía a Rusia en los temas de Crimea y Donbass.

La razón es relativamente sencilla: por mucho que las élites rusas querían integrarse en el mundo occidental, este no les aceptó y de ahí todo lo ocurrido desde 2014, que ha extendido en el tiempo el desastroso occidentalismo en Rusia.

En el camino de llevar a cabo su propia política exterior -que mina el orden mundial del dominio de Washington-, Rusia se ha visto en una situación en la que se ha intentado retar su estatus como sujeto político en las guerras de Ucrania y Siria.

Privar a Rusia de esa capacidad de realizar una política exterior propia es uno de los objetivos de la guerra fría de Estados Unidos.

De esta forma, lo mismo que la administración Obama ofrecía en relación a Ucrania, ofrece Tillerson ahora en relación a Siria. Y como antes, las propuestas estadounidenses suponen la elección entre la capitulación y la guerra.

Es evidente que el abandono abierto de Assad, especialmente después de todos los sacrificios (hoy mismo, el Ministerio de Defensa ha anunciado la muerte de dos soldados rusos más), los recursos invertidos y los esfuerzos diplomáticos, no sería menos que una rendición.

La retirada de tropas, el cese de la cooperación militar, la terminación de la cooperación con Irán, todo ello dañaría inmediata y decisivamente la posición de Rusia en Oriente Medio.

No estamos hablando de apoyo incondicional o parcial a Assad. Se intenta conseguir que Rusia abandone la postura que viene manteniendo desde 2015, que espera que Assad permanezca al frente del país hasta el final de la guerra y su futuro se decidiría en elecciones tras la guerra.

Rusia defendió abiertamente esta postura, que parcialmente ha conseguido. Los actuales intentos están relacionados con la provocación de Khan Sheyhun, utilizada para destruir la vía diplomática y regresar a la exigencia de dimisión de Assad antes del final de la guerra, idea contraria a los intereses de Rusia e Irán y que no es sino un intento de recuperar el lema “Assad tiene que irse”, que nos devuelve a la administración Obama.

De forma simultánea, con ayuda de Israel, intentan destruir la relación Rusia-Irán, que amenaza seriamente los planes de Estados Unidos, Israel y Arabia Saudí en Oriente Medio.

Ambos lados son perfectamente conscientes de que es extremadamente improbable que ese ultimátum sea aceptado, teniendo en cuenta también que el Kremlin rechazó exigencias similares en cuanto a Donbass y Crimea.

En el caso de Siria, incluso el tema de las sanciones es irrelevante, ya que en su mayor parte se refieren a Donbass y Crimea y nadie va a levantar esas sanciones antes de la “implementación de los acuerdos de Minsk”.

Al contrario, antes de levantar las sanciones antiguas podrían llegar nuevas por Siria. En resumen, Estados Unidos no ofrece más que promesas y palmaditas en la espalda o nuevas amenazas, así que, si no hay acuerdo a nivel de los líderes de la diplomacia de ambos países sobre una reunión a medio plazo entre Putin y Trump, es posible que se siga produciendo un empeoramiento en las relaciones entre Rusia y Estados Unidos, algo que no solo afectará a Siria, sino a todos los demás escenarios actuales y futuros.

Origen: El ultimátum de Tillerson | SLAVYANGRAD.es


Gracias a la presión ciudadana, la Fiscalía de Madrid abrió una investigación sobre el escándalo de las sobretasaciones inmobiliarias que se realizaron durante el boom de la construcción en España y que, a través de hipotecas abusivas, se originó un gigantesco endeudamiento de compradores y una ola de desahucios que aún golpea a miles de familias sin recursos.


En un contexto de recesión global, las políticas de austeridad y de recortes han potenciado el malestar de la ciudadanía de países donde los salarios están estancados, mientras la desigualdad aumenta.

A esta situación se le suma el hecho de que empresarios que buscaban influir fuera de las instituciones de gobierno, comiencen a sentirse legitimados para ocupar cargos públicos, siendo Donald Trump uno de los ejemplos más destacados de este tema.


Cientos de venezolanos arribaron a la basílica de Santa Teresa este miércoles para participar en distintas celebraciones religiosas por Semana Santa.

La misa principal fue suspendida luego que el cardenal llamara a rechazar las supuestas represiones del gobierno a marchas opositoras, hechos que ocasionaron un gran malestar entre sus feligreses.


SO PRETEXTO DE ATACAR LAS POSICIONES DEL ISIS, EL PENTÁGONO BOMBARDEA SIRIA Y APOYA A TODAS LAS FACCIONES TERRORISTAS QUE OPERAN EN AQUELLA NACIÓN, ADEMÁS DE ENTREGAR ARMAMENTO QUÍMICO A LOS MERCENARIOS

1.- La guerra en Siria es el caso más álgido de una ofensiva y de la injerencia imperialista a escala planetaria.

En la mañana del 7 de abril, dos destructores de la armada norteamericana, -con base en Rota y desplazados al Mediterráneo oriental- lanzaron por sorpresa un bombardeo masivo con misiles de crucero sobre la base militar Siria de Shayrat, en la provincia de Homs.

El gobierno norteamericano justificó el ataque como una represalia contra el gobierno de Siria por el supuesto uso de armas químicas días antes en la localidad de Jan Sheijun (provincia de Idlib).

El asunto estaba en manos del Consejo de Seguridad del ONU pero no se esperó a una resolución para realizar el ataque.

2.- La legalidad internacional, a la que permanentemente se apela, fue vulnerada por la coalición occidental. La ONU, una vez más, ninguneada por sus mas ardientes defensores.

Todos los gobiernos occidentales aplaudieron la agresión norteamericana y participaron activamente en la campaña política, mediática y diplomática que acusa al gobierno y al ejército sirios del ataque químico criminal.

De allí que los famosos “Cascos Blancos” fueran usados una vez más en esta campaña de los medios occidentales. Nadie ha prestado atención a lo evidente:

El gobierno de Siria negó rotundamente el uso de armas químicas y pidió en la ONU que se realizara una investigación independiente.

El gobierno Sirio destruyó su arsenal de armas químicas bajo supervisión internacional en 2014.

Las razones para disponer del arsenal eran la disuasión frente a las armas químicas y nucleares con que la entidad sionista amenaza al estado Sirio y a los demás países de la región.

A pesar de la intensa campaña mediática, hasta ahora sólo se han documentado ataques con armas químicas perpetrados por los grupos terroristas islámicos.

Los síntomas observados en las víctimas son similares a los que presentaban las que resultaron de los ataques químicos perpetrados en Alepo por los terroristas en 2016.

El mismo día 9 de abril atacaron con bombas de cloro un barrio de Mosul, en Irak. Nada ha aparecido en los medios occidentales.

Toda la información disponible muestra que los terroristas reciben suministros de armas químicas (junto con munición, víveres y armamento pesado) desde Turquía con el beneplácito, si no suministro directo, de los países de la OTAN, que también facilitan la comercialización del petróleo robado en Irak por los terroristas con lo que pagan los suministros.

3.- Frente a la propaganda, el gobierno y el ejercito de Siria han demostrado en el transcurso de la guerra un extremo cuidado para proteger a la población civil, alargado las batallas lo suficiente para minimizar los daños y en muchos casos, como el la batalla de Alepo, aceptando la evacuación los terroristas de la ciudad, portando incluso sus armas, bajo supervisión internacional.

También ha realizado numerosos y muy generosos acuerdos de rendición de grupos de insurgentes y reintegración de sus miembros en la sociedad civil.

En los últimos meses y bajo supervisión internacional, se llevan a cabo negociaciones de paz con numerosos grupos insurgentes en Astana, Kazakstán.

Estas negociaciones están siendo saboteadas por los grupos terroristas, que no han respetado el alto el fuego y por los países occidentales que acuden como observadores y justifican la actitud de los terroristas.

Origen: Estados Unidos busca la guerra. Comunicado del Foro Contra la Guerra Imperialista y la OTAN | Foro Contra la Guerra Imperialista y la OTAN

A %d blogueros les gusta esto: