Cientos de venezolanos arribaron a la basílica de Santa Teresa este miércoles para participar en distintas celebraciones religiosas por Semana Santa.

La misa principal fue suspendida luego que el cardenal llamara a rechazar las supuestas represiones del gobierno a marchas opositoras, hechos que ocasionaron un gran malestar entre sus feligreses.

Anuncios