El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó una ley que permite a las compañías proveedoras de servicios de Internet, vender datos de sus usuarios, tales como los historiales de navegación o la localización geográfica.

Anuncios