Wikileaks propina otro golpe a la agencia de espionaje estadounidense, al revelar la existencia de “Hive”, un programa malicioso que se usa para enviar información desde máquinas previamente atacadas por la CIA y permite controlarlas para efectuar tareas específicas.

Para ocultar la presencia de ese programa, el protocolo HTTPS (destinado a la comunicación segura en una red con conexión encriptada) usa “dominios encubiertos no sospechosos” para que víctimas del ataque no se den cuenta de la intervención de la CIA.

WikiLeaks destaca que expertos y compañías de seguridad cibernética han detectado ese ‘malware’ con la ayuda de infraestructura informática similar, aunque no han podido relacionarlo con las operaciones de la CIA.

El proyecto Hive fue creado por la Subdivisión de Desarrollo Integrado de la CIA. Este departamento es también responsable de proyectos revelados en el paquete de filtraciones ‘Materia Oscura’, que saca a la luz información sobre ataques de la agencia de espionaje contra programas de Apple.

Anuncios