Los tribunales peruanos dictaron prisión preventiva de 18 meses para el ex presidente peruano Alejandro Toledo, que se encuentra refugiado en EE.UU. La fiscalía le acusa de tráfico de influencias, pactos ilícitos y lavado de activos por haber recibido sobornos, presuntamente de la empresa Odebrecht.

LA DEMOCRACIA PERUANA NO DEBE ANDAR MUY BIEN. LOS ÚLTIMOS TRES EX PRESIDENTES DEL PAÍS –ALAN GARCÍA, OLLANTA HUMALA Y ALEJANDRO TOLEDO–, ADEMÁS DE 80 FUNCIONAROS, ESTÁN SIENDO INVESTIGADOS POR DISTINTOS DELITOS VINCULADOS AL CASO ODEBRECHT. (FOTO: EL COMERCIO)

Jorge Barata, el ex representante de Odebrecht en Perú, confesó ante el fiscal Hamilton Castro que Alejandro Toledo le pidió US$20 millones para que la constructora gane la licitación de la carretera Interoceánica. Y, finalmente, eso fue lo que ocurrió. Los depósitos se habrían realizado a través de cuentas offshore vinculadas al amigo de Toledo, Josef Maiman.

Los delitos habrían sido cometidos cuando Toledo estaba en la presidencia hasta haber recibido el último depósito, que fue en noviembre del 2010.

Alejandro Toledo aún no cumple con la orden dictada por el juez Richard Concepción y se encontraría en Estados Unidos, el país donde encuentran refugio todos los mandatarios, periodistas, funcionarios, militares, empresarios, etc. que son buscados en sus países de origen por delitos y crímenes de diferente calado.

La justicia estadounidense no ha respondido el pedido de arresto provisorio con fines de extradición, para lograr que el ex mandatario cumpla con la justicia.

Anuncios