En los últimos días hemos sido testigos de un recrudecimiento exponencial de la campaña criminalizadora que llevan a cabo los medios de comunicación occidentales y sus gobiernos contra Venezuela y su revolución.

Continuamente nos avasallan con mensajes sobre la falta de respeto a los derechos humanos en Venezuela, la inexistencia de libertad de expresión y de prensa y el brutal desabastecimiento que se vive en el país latinoamericano.

La situación de Venezuela preocupa a los gobiernos occidentales hasta tal punto, que Obama ha aplicado nuevas sanciones contra funcionarios venezolanos y ha declarado a Venezuela como una amenaza extraordinaria e inusual para la seguridad nacional de EEUU.

Sin embargo, al mismo tiempo que “defiende” las libertades en Venezuela, calla ante las violaciones de Derechos Humanos en algunos de los principales países aliados deEEUU como Colombia, Arabia Saudí o Egipto, entre otros.

Si bien es cierto que los problemas de la violencia y el desabastecimiento en Venezuela son reales, como veremos a continuación, no son patrimonio exclusivo del sistema socialista.

Es más, problemas como el del desabastecimiento son la consecuencia directa de la guerra económica que sufre el país por parte de los poderes financieros y las grandes superficies comerciales.

Todos los días se incautan en el país cientos de toneladas de insumos básicos y combustibles acaparados en grandes pabellones o intentando ser sacados ilegalmente del país.

EL EJECUTIVO VASCO AGUSTÍN OTXOTORENA MUESTRA EN FACEBOOK CÓMO SON LOS SUPERMERCADOS DE LA CLASE ALTA EN CARACAS, DONDE NO FALTA DE NADA, MIENTRAS LOS MEDIOS OCCIDENTALES ACUSAN AL GOBIERO DE LA CARENCIA DE INSUMOS Y MEDICAMENTOS

Según el último informe, en los últimos 7 meses, solamente en la frontera con Colombia, se han incautado por tráfico ilegal de contrabando; 4837 toneladas de productos alimenticios, 541.000 litros de combustible, 2783 toneladas de alimentos para animales, 1063 toneladas de fertilizantes, 1526 toneladas de material de construcción y 864 de diferentes productos plásticos reciclables.

Esto decía en twitter el presidente de la Patronal venezolana hace unas semanas, reconociendo de facto que ellos tienen la llave para que cese el desabastecimiento en Venezuela.

Una llave con la que pretenden chantajear al Gobierno y forzar al pueblo a plegarse a sus deseos:

Esto no es nuevo en el país y tampoco en la historia. El Gobierno de Hugo Chávez ya tuvo que hacer frente en 2001-2003 a una Huelga General impulsada por Fedecámaras, la principal asociación patronal del país, que contó con el apoyo de los partidos de la oposición.

Una huelga de empresarios, que conllevó el paro forzado de los trabajadores que se encontraron con sus fábricas y puestos de trabajo cerrados a cal y canto.

También Salvador Allende tuvo que hacer frente a un paro patronal en 1972. Paro que, como se demostró años después, contó con el apoyo financiero de EEUU, que a través de la CIA entregó recursos a los huelguistas para poder extender el paro indefinidamente.

Estos hechos supusieron el primer paso hacia el Golpe de Estado de Pinochet contra el Gobierno democrático de Allende.

Aquí un breve reportaje documental que explica estas similitudes de forma gráfica y evidente.

Ante todos estos mensajes en los que los medios muestran ciertas consecuencias, pero descontextualizadas y sin explicación de causas, queremos mostrarles a través de las noticias que publicaban los medios de comunicación venezolanos durante las décadas previas al periodo revolucionario, iniciado a partir de 1998 con la victoria electoral del Comandante Chávez, y cómo los problemas que sacuden hoy el país ya existían mucho antes del triunfo de la revolución.

Una época de la historia de Venezuela conocida como la IV República, en la que los principales partidos políticos firmaron el conocido como “Pacto de Punto Fijo”, por el cual se estuvieron turnando en las poltronas del poder durante décadas, y en la que los gobernantes eran los padres de los líderes de la oposición actual y, en algunos casos, como el del recientemente detenido alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, aquellos gobernantes eran los mismos opositores de hoy.

SEGUIR LEYENDO

 

 

Anuncios