La manera más eficaz para ganarse la simpatía del pueblo estadounidense, siendo presidente de aquella república federal, es amenazar a medio mundo considerándolo un peligro para la seguridad… del neoliberalismo.

Las encuestas demuestran que esa estrategia dispara la simpatía hacia quien fuera considerado “lo peor del sistema”.

Donald Trump, que fue el epicentro de los más insultantes ataques por parte de un porcentaje muy elevado de los medios periodísticos, que aún no ha cumplido los primeros 100 días como presidente, ya atacó Siria y Afganistán, mientras mantiene el tono hostil contra la RPDC.

No contento con ello, ayer por la tarde, el gobierno americano dijo que Irán no está cumpliendo con el espíritu del acuerdo nuclear, sugiriendo que es un nuevo foco de conflicto, de consecuencias previsibles, ya que se trata del segundo aliado más poderoso de Siria y Rusia.

Anuncios