Una de las geniales escenas de la película “Un Rey en Nueva York”, prohibida en los EEUU hasta 1973.

Fue estrenada en Londres el 12 de setiembre de 1957 con guion, música, protagonismo, producción y dirección de Charles Chaplin.

Anuncios