Cientos de pequeños productores marcharon en Buenos Aires hasta la Plaza de Mayo para denunciar la grave situación que padece el sector.

En reclamo por una Ley de Emergencia de las economías regionales y un avance por la Ley de Acceso a la Tierra, los campesinos regalaron gran parte de su cosecha.

Con esta medida de fuerza se visibiliza la crisis que padecen por un sistema de comercialización con una diferencia promedio de 400% entre lo que reciben los agricultores y lo que se paga en verdulerías y las grandes cadenas de supermercado.

Anuncios