En un castellano fluído, el fundador y presidente del partido francés Solidaridad y progreso, Jacques Cheminade, ha explicado en una entrevista con RT que “lo único diferente” de las elecciones presidenciales en Francia está relacionado con la “toma de conciencia”, sobre el hecho de que es necesario acabar con el sistema político al que el pueblo de su país se ha acostumbrado durante varias décadas.

Cheminade ha destacado que los franceses “no ven todavía qué tiene que venir después”, así que han optado por dos candidatos —Emmanuel Macron, del partido ¡En marcha!; y Marine Le Pen, del Frente Nacional— que parecen “fuera del sistema, pero no lo están” porque el primero fue “producido por el imperio de las finanzas”, mientras que la familia Le Pen lleva muchos años presente en la política francesa.

Anuncios