Impulsada por los/as militantes del partido Francia Insumisa, que se niegan a elegir entre el “fascismo neoliberal” de ¡En Marcha! y el “fascismo” del Frente Nacional, una onda abstencionista inunda Twitter.

EL LLAMADO A LA ABSTENCIÓN BENEFICIARÍA A MACRON, DADO QUE LAS FUERZAS SOCIALISTAS Y REPUBLICANAS, AUNQUE MINORITARIAS, SERÍAN MAYORES EN NÚMERO QUE LOS PARTIDARIOS/AS DE LE PEN

El ‘frente republicano’ ya no es una receta que guste a una mayoría de ciudadanos/as.

El resultado de la primera vuelta de las elecciones, que supuso el enfrentamiento final entre  Emmanuel Macron y  Marine Le Pen, fue una clara señal de la recomposición del paisaje político francés y el hundimiento de los partidos tradicionales.

Candidatos de los colectivos históricos de la derecha y la izquierda, republicanos y socialistas, no lograron que sus representantes cruzaran el Rubicón hacia la segunda vuelta.

Pero esta segunda ronda, pese a los llamamientos de aquellos dos partidos para que sus afiliados y simpatizantes eligieran a Macron, las reticencias salen a la luz en la calle, en los colegios, los mercados y las redes sociales.

De hecho, miles de internautas lanzaron sus mensajes en Twitter, Facebook y otras plataformas para expresar su intención de no votar en la segunda ronda, defendiedo el hashtag “Sin Mi el 7 de Mayo” que apunta una tendencia en alza en todo el país e incluso en los territorios de ultramar, Canadá y África.

Entre los partidarios de la abstención hay una mayoría del sector que apoyó a Jean-Luc Mélenchon. Son innumerables las personas que se encuentran molestas ante los llamados pro-Macron, que argumentan “no se puede chantajear a un pueblo para que elija entre un banquero y una racista“.

También rechazan el “voto útil”, que creen que no es una solución viable, teniendo en cuenta que el “fascismo neoliberal” del ex empleado del banco Rothschild resulta tan peligroso como el neofascismo del FN.

Otros internautas confiesan no comprender muy bien cómo es posible que el ex Ministro de Economía haya alcanzado una puntuación tan alta en tan pocas semanas, mientras que su padrino François Hollande ha recibido el porcentaje de apoyo más bajo para un presidente, en toda la historia de Francia.

Para algunos usuarios, la situación actual es la consecuencia de la falta de madurez política de los franceses, manipulados más que nunca por los medios de comunicación.

Anuncios