La semana pasada, la empresa encargada del suministro anunció su intención de cortar todo el suministro de electricidad de la parte de Lugansk controlada por Ucrania a la RPL, amenaza que cumplió la noche del 24 al 25 de abril.

EN LOS MEDIOS OCCIDENTALES NO SE INFORMA DEL BLOQUEO CRIMINAL CONTRA LA POBLACIÓN CIVIL DEL DONBASS POR PARTE DEL RÉGIMEN NEONAZI UCRANIANO

Las autoridades de Lugansk han informado del trabajo para restablecer el suministro, mientras que el representante de Rusia en el Grupo de Contacto de Minsk, Boris Gryzlov, ha afirmado que Rusia suministrará electricidad a Lugansk a modo de ayuda humanitaria.

Meses atrás, el mismo representante anunciaba la preparación de la infraestructura para que Ucrania dispusiera de la posibilidad de interrumpir ese servicio sin sufrir apagones en la parte controlada por el Gobierno.

Tras la implantación del bloqueo económico y comercial de la RPD y la RPL, que se suma al bloqueo bancario y de transporte en vigor desde 2014, estos actos constituyen un nuevo paso hacia la mayor separación entre los territorios de Ucrania y los de las Repúblicas Populares.

La interrupción de suministros básicos para la vida diaria de la población supone, además de una infracción más de las condiciones pactadas según el acuerdo de Minsk, un castigo colectivo para la población civil.

Ucrania se escuda a la hora de justificar esta decisión en el impago de las deudas contraídas por la RPL por el suministro, idea que probablemente sonaría más convincente si Ucrania no hubiera bloqueado el sistema bancario, dificultando sumamente las relaciones económicas entre los territorios y si su deuda con los pensionistas de Donbass no creciera cada mes a causa de la negativa de Kiev a restablecer el pago de pensiones.

El viceministro para los “Territorios Ocupados” y exgobernador de la parte de Lugansk bajo control ucraniano, Georgy Tuka, en el pasado crítico con el bloqueo de Donbass, ha afirmado que no se dan las circunstancias para la reanudación del suministro eléctrico.

Mientras tanto, el gobernador de la parte de Donetsk controlada por el Ejército Ucraniano ha lamentado que Ucrania no tenga posibilidad de cortar el suministro de agua a Donetsk -alegando también impagos- ya que eso dejaría sin suministro de agua corriente a Mariupol, bajo control ucraniano.

Sin embargo, no se descarta la posibilidad de que Ucrania busque también interrumpir el suministro de electricidad a la RPD.

Origen: Ucrania cumple su amenaza | SLAVYANGRAD.es

Anuncios