Nos parece un compromiso ético y moral con la verdad y con la Patria Grande tratar de explicar lo que está ocurriendo en Venezuela. Desde un principio sentamos posición: no somos neutrales.

Estamos convencidos como argentinos y suramericanos, de que estamos viviendo la época de la segunda independencia o independencia definitiva, como nos enseñó Jose Martí.

Por lo tanto, consideramos que se puede ser plural desde la no neutralidad. Desconfiamos de aquellos científicos sociales que detrás de la objetividad o desde supuestas leyes de neutralismo científico, esconden los más profundos prejuicios ideológicos.

Además, no desconocemos que en las ciencias sociales hay una fuerte supremacía de los marcos conceptuales anglosajones. Recomendamos sobre este tema el gran libro del antropologo brasileño Renato Ortiz, denominado “La supremacía del inglés en las ciencias sociales”.

En segundo lugar, siguiendo las enseñanzas de nuestro maestro Alberto Methol Ferre, consideramos que la actualidad no existe por sí misma, sino que la actualidad es siempre actualidad histórica, por lo tanto, no podemos comprender ningún fenómeno social si no implementamos el método retroalimentativo de diálogo pasado-presente y futuro, y futuro-pasado-presente.

Como existe un sin fin de noticias de toda índole con respecto a Venezuela, ha llegado el momento de decir, por lo menos como argentino suramericano, la verdad histórica, con el fin de aclarar en un plano didáctico lo que está ocurriendo, y para aquellos que quieran sacar conclusiones y tratar de comprender los acontecimientos y por supuesto profundizarlos.

No pretendemos, seríamos unos analfabetos omnipotentes, pretender el monopolio de la verdad. Analizaremos bajo una metodología, como dijimos, de tratar de ordenar la información:

– Al leer o mirar las imágenes de lo que ocurre en Venezuela, en forma abrupta, salta nítidamente la siguiente conclusión: un país bajo estado de hambruna estructural, regido por la criminalidad y gobernado por un grupo de “forajidos” liderado por un “orangután” secundado por bandas de asesinos y de soldados que apalean a un pueblo, liderado por dirigentes democráticos y pacíficos, que salen diariamente en pacíficas manifestaciones a arriesgar sus vidas por la democracia, y que se encuentran rehenes del “forajido”, autoproclamado “el hijo de Chávez”.

Este es el mensaje de las grandes cadenas de noticias internacionales de Occidente y por la red de periódicos del sistema interamericano de prensa (SIP).

Y es lo que vemos en los diarios todos los días como titulares y en las imágenes selectivas de los medios televisivos. (…/…)

– Los sucesos iniciados el 19 de abril pueden definirse de una sola manera: actos terroristas. Y han fracasado por la acción patriótica de las Fuerzas Armadas Bolivarianas atadas al orden constitucional, como les enseñó su Comandante eterno, y por un pueblo que posee la capacidad de movilización, más allá de todos los errores o no que se cometieron, de ser sujeto de la historia y no objeto, y esto es solo explicable por la extraordinaria pedagogía política que ejercía el Comandante horas y horas, de que debían conocer la historia, formarse, conocer.

Por eso, esto no se puede entender solo desde la variable económica, sino profundamente histórica.

– Por eso a Chávez hay que matarlo históricamente. De ahí tanto odio. De ahí tanto resentimiento. De ahí tanta furia mediática internacional. Y tantas mentiras. A tal punto de tapar actos terroristas.

– Por supuesto, la única vía, una vez más, es siempre el diálogo.

-Por último, condenar como argentino la hipocresía e inmoralidad del gobierno argentino y de otros gobiernos en lo que respecta a mirar con un solo ojo lo que ocurre en un país vital de la Patria Grande.

O de lo contrario, pensar que se está de acuerdo, que hay que sepultar históricamente al Comandante. Sin embargo, la historia, tan justa y tan cruel, ya le ha dado un lugar monumental en la historia grande de Nuestra América.

NOTA.– El profesor D. Miguel Barrios (Argentina), es Doctor en Educación y Doctor en Ciencia Política. Ha escrito más de quince obras de política latinoamericana entra las que se encuentra “Hugo Chávez : Pensamiento histórico y geopolítico con Prólogo de Jacinto Perez Arcay, siendo considerado por la crítica como uno de los referentes del pensamiento latinoamericano.

LEER ANÁLISIS COMPLETO (RECOMENDADO) EN

Fundamentos geopolíticos del porqué el Imperio quiere sepultar históricamente a Chávez | Geopolitica.RU

Anuncios