Mientras la plana mayor de la Iglesia Católica venezolana, con su cardenal pedófilo Baltazar Porras al frente, comprende, apoya y sostiene la violencia generada por la derecha y sus mercenarios armados, el clero brasileño opta por una postura más coherente con las enseñanzas de su Señor y convocaron a la ciudadanía a asistir este a las manifestaciones pacíficas contra la impopular reforma laboral, propuesta por el presidente Michel Temer, así como rechazar su reforma a la ley de jubilaciones.

Anuncios