La cobertura informativa de los grandes medios de comunicación sobre Venezuela las últimas semanas, dando cobertura a las marchas de la oposición y silenciando el apoyo popular al gobierno de Nicolás Maduro, es el tema de análisis de la última entrega de nuestra sección Justo Al Medio.

La postverdad no es un contenido determinado, sino un programa que se instala en la cabeza de la gente y que luego procesa todos los materiales diseñados para ratificar esa convicción profunda.

Es por eso que usted ve a unos vándalos destrozando las vías y otros bienes públicos, y piensa que son valientes luchadores pacíficos por la libertad.

El programa, una vez implantado, no falla. Veamos: lanzan un objeto contundente y le parten el cráneo a una señora que, fatídicamente, estaba por allí cuando cruzaba un grupo de manifestantes chavistas.

El objeto contundente fue lanzado contra dicho grupo de personas, lo que hace sospechar que lo arrojó alguien fanatizado en contra del gobierno, pero la versión que usted decide creer es que a la señora la mataron los colectivos chavistas.

No tiene lógica por ningún lado que se le mire, pero para usted esa es la única verdad admisible. La señora queda así automáticamente sumada a la lista de víctimas del gobierno, no a la de la derecha fascista.

Matan a tiros a una muchacha en Táchira. Los expertos determinan que la mató un señor X, pero usted –chip mediante- no quiere creer eso. Usted quiere creer que la mataron los colectivos chavistas.

¡Fueron los colectivos, fueron los colectivos!”, repite usted, en una especie de trance, un cacerolazo verbalizado, mediante el cual no oye argumentos en contrario.

SEGUIR LEYENDO EN

Grandes medios mienten y manipulan sobre Venezuela: `oposición democrática´, peor que el fascismo

Anuncios