En Occidente suelen pensar que los líderes de Corea del Norte son unos “locos”, pero todas las medidas tomadas por Kim Jong-un son “acciones lógicas para que su país pueda sobrevivir”, explica un experto.

CONOCIENDO EL COMPORTAMIENTO DE LOS EE.UU. DE NORTEAMÉRICA, LA RPDC TIENE TODO EL DERECHO Y EL DEBER DE PROTEGER A SU PUEBLO CONTRA EL IMPERIO MÁS CRIMINAL DE LOS ÚLTIMOS SIGLOS

El comportamiento del gobierno de Pyongyang “puede parecer irracional para los forasteros“, pero lo evidente es que Kim Jong-un está adoptando “acciones lógicas para sobrevivir”, sostiene Andréi Lankov, experto en la historia de la RPDC y profesor de la Universidad de Kookmin en Seúl, en un artículo para ‘Foreign Policy’.

Según Lankov, en Occidente suelen pensar que los líderes de la RPDC son unos “locos” que amenazan a EE.UU. con una guerra nuclear, ejecutan brutalmente a sus propios generales y derrochan una enorme cantidad de dinero en armas nucleares mientras se apegan a un modelo económico fallido.

Locos no: racionalistas duros

Sin embargo, como “una guía para entender” a la RPDC, ese enfoque es “simplemente erróneo”, como un manual para la elaboración de políticas hacia Pionyang, “puede ser catastrófico”, asevera el experto.

El analista detalla que el sistema político de la República Popular Democrática de Corea “puede parecer extraño para nosotros desde el exterior“, pero los Kim son unos “supervivientes políticos” y “racionalistas duros”. Tildarles de locos “no solo es incorrecto, sino también peligroso”, advierte el autor del artículo.

JUZGAR A UNA NACIÓN CON LOS PARÁMETROS DEL NEOLIBERALISMO OCCIDENTAL, SIGUE SIENDO EL MAYOR SÍNTOMA DEL REPUGNANTE NEOCOLONIALISMO INJERENCISTA QUE DEFINE A OCCIDENTE

Los últimos 25 años no han sido fáciles para el Gobierno norcoreano: ha tenido que sobrevivir  a la pérdida de todos los aliados internacionales, sanciones de todo tipo, agresiones mediáticas incontables y a una China cada vez “más renuente”, así como a la acusación de azuzar la confrontación con la mayor “superpotencia mundial”.

En realidad, el hecho de que los Kim lo hayan superado todo debe ser tratado como un signo de su “compromiso racional e implacable“, apunta el experto.

Tres amenazas clave

Lankov enumera tres principales amenazas a las que tiene que hacer frente Kim Jong-un, y que explican toda su política.

Un ataque exterior

En este sentido, “la lección más firme” para la familia Kim es “la triste suerte” del líder libio Muammar Gaddafi.

Hace una década, los diplomáticos y periodistas estadounidenses, entonces llenos de entusiasmo por el acuerdo del desarme nuclear libio, solían decir que los líderes norcoreanos deberían “aprender las lecciones” de Libia. Y “no hay duda de que lo hicieron“, si bien “han sacado conclusiones muy diferentes“, escribe Lankov.

Por ese motivo, los líderes norcoreanos están decididos a mantener su desarrollo nuclear, considerando que las armas atómicas son la principal garantía para su seguridad, sostiene el profesor, quien afirma que Kim Jong-Un ve el programa nuclear como puramente defensivo, si bien lo combina con una estrategia de “parecer a sus oponentes irracional, volátil y dispuesto a ignorar los costos“.

SEGUIR LEYENDO

 

Anuncios