Con la llegada este sábado al mar del Japón del portaaviones de propulsión nuclear USS Carl Vinson (CVN-70), Corea del Sur y EE.UU. inician maniobras militares en el mar del Japón en medio de crecientes tensiones con Corea del Norte.

De acuerdo con la agencia surcoreana Yonhap, las acciones dieron comienzo a las 18:00 (hora local), solo algunas horas después de que el gobierno de Kim Jong-un llevara a cabo un nuevo lanzamiento de un misil balístico.

Altos mandos de la Armada surcoreana afirman que las prácticas son resultado del deterioro en las relaciones con Pionyang y sus crecientes amenazas, y tienen como objetivo, “disuadir las provocaciones” y “fortalecer la preparación de la alianza militar” entre Seúl y Washington.

Según subrayan, la principal idea de las prácticas es la puesta a punto del sistema de alertas de misiles, también conocido como ‘LINKEX’. Este se encarga de monitorear, localizar e interceptar cualquier misil balístico intercontinental.

Al respecto, una reciente editorial de Bloomberg considera que el grupo naval que encabeza el portaaviones USS Carl Vinson no puede derribar misiles balísticos porque, aunque posee una gran potencia de fuego, no está equipado con sistemas diseñados para impedir que Kim Jong-un ataque algún territorio enemigo con armas de largo alcance.

Anuncios