A lo largo de los tres años que dura ya la guerra en Donbass, muchos han sido los puntos calientes en los que se han producido fuertes enfrentamientos que han dejado grandes números de bajas y fuertes daños materiales.

Uno de esos puntos clave ha sido el aeropuerto internacional de Donetsk, renovado apenas meses antes de la celebración de la Eurocopa de fútbol del año 2012 para que fuera el aeropuerto más moderno de Ucrania.

Los más de 300 días de batalla por el control de los diferentes edificios, ya en ruinas, tuvieron consecuencias no solo para el propio terreno del aeropuerto sino para todo lo que se encontraba a su alrededor.

Ahí están Spartak, uno de los lugares más devastados de Donbass, donde aún sigue residiendo parte de la población, o el monasterio Iversky, que, en ruinas, es una de las imágenes de la devastación de la guerra.

El monasterio Iversky se encuentra al norte de Donetsk, en la línea del frente en el distrito de Kievskiy. Antes de la guerra era una de las atracciones de la ciudad. Ahora está en ruinas.

El monasterio se inauguró en diciembre de 2001. Tenía un edificio de piedra blanco con magníficas cúpulas doradas y una torre rodeada de una vegetación única: el monasterio se encontraba entre cerezos y otros frutales. Algunos de los árboles fueron donados al monasterio por el Jardín Botánico de Donetsk.

En el edificio de la catedral ortodoxa había un objeto de valor: una copia del icono de Iversky de la madre de Dios pintado en el legendario monte Athos por el monje Yanis del monasterio ruso de Panteleimon. El icono fue entregado a Donetsk en 1999. Antes, durante seis meses, fue trasladado en procesión por diferentes iglesias.

En 2014, el infierno llegó a la tierra de Donbass. Los bailes de Maidan trajeron como resultado la más terrible y sangrienta guerra que se ha visto en Europa en los últimos años.

Más de diez mil personas han muerto (según otras fuentes el número es mucho mayor), decenas de miles han resultado heridos o han sufrido lesiones que sufrirán de por vida, un número incontable de hogares y la infraestructura han quedado destrozadas.

A día de hoy no hay datos exactos sobre el número de iglesias y monasterios que destruidos en Donbass, pero a finales de 2014, casi noventa iglesias de la Iglesia Ortodoxa de Ucrania miembros del Patriarcado de Moscú habían quedado parcial o completamente destruidas.

Desde entonces, en estos dos años y medio, la batalla ha continuado, por lo que se puede asumir que el número de iglesias destruidas debe de haber aumentado. Uno de esos templos es el monasterio de Iversky.

SEGUIR LEYENDO

Origen: Las heridas de la guerra | SLAVYANGRAD.es

Anuncios