Vladimir Putin ha dado un paso más para impulsar su carisma, mediante la celebración de una sesión de lucha libre con los miembros de los equipos nacionales de Rusia.

Los ensayos para capacitar nuevos luchadores tuvo lugar en una sala de deportes en San Petersburgo, ante la prensa local.

No hay que olvidar que Putin es cinturón negro en judo y sus habilidades no se limitan únicamente al arte marcial japonés.

También supo mostrar sus habilidades en una variante rusa, análoga de aquel método nipón de combate cuerpo a cuerpo, llamada Sambo,  así como ha practicado la lucha romana y griega de estilo libre.

No obstante, el presidente ruso juega con bastante destreza al hockey sobre hielo, es capaz de hacer sus pinitos al piano y cantar un tema tan popular en EEUU como “Blueberry Hill”, del genial Fats Domino, mientras el actor francés Gérard Depardieu lo celebra encantado.

Anuncios