Producto del acuerdo entre el gobierno “progresista” griego y sus acreedores, las pensiones de los ciudadanos sufrirán el décimo quinto recorte, desde el inicio de la crisis, por el equivalente al 2 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) en 2019.

Todo con el objetivo de un nuevo rescate financiero y la reestructuración de la deuda. teleSUR

Anuncios