FRANCIA, LA UNIÓN EUROPEA, EL BANCO EUROPEO, EL MUNDIAL Y EL FMI, PUEDEN ESTAR TRANQUILOS: LA CORRUPCIÓN “DEMOCRÁTICA” PODRÁ CONTINUAR SUPRIMIENDO DERECHOS LABORALES, REBAJANDO SALARIOS Y PENSIONES, LEGITIMANDO GOLPES DE ESTADO Y APOYANDO EL TERRORISMO YIHADISTA. EN LA RULETA SIEMPRE GANA LA BANCA. 

En este 7 de mayo, el día de Macron, más de 13 millones de franceses no acudieron a votar, por lo que el porcentaje de abstención (aunque falta el conteo de votos nulos y en blanco) alcanzó el 25,4 %, cifra más elevada que en la primera ronda electoral.

A las 10 de la noche, las papeletas nulas y en blanco, sumaban, por vez primera en la historia, la cantidad de 4 millones doscientas mil.

De 47 millones y medio de electores, 25.600.000 emitieron votos válidos, de los que cerca de 9.250.000 fueron para la candidata del FN y alrededor de 16.300.000 para Macron.

En total habría votado poco más de 74% del electorado, porcentaje menor que en elecciones precedentes, así como la 2ª participación más baja en la historia de la Quinta República para una segunda ronda de elecciones presidenciales.

También la tasa más baja – 68,85% – se dio en 1969, durante el balotaje entre Georges Pompidou y Alain Poher.

En cualquier caso, el ex funcionario de la Banca Rothschild, ex ministro de economía en el gobierno de Hollande (el presidente más impopular y denostado del país en los últimos 100 años) y ahijado político del propio mandatario socialista, tiene un problema muy cerca: las elecciones legislativas que se celebrarán los domingos 11 y 18 del mes que viene, es decir, de Junio.

¿Votarán los ciudadanos/as franceses/as al partido En Marche¡ con tanta ilusión como hoy? ¿Asistiremos tal vez a una recuperación de los partidos socialista y republicano?

¿O más bien ganarán más escaños los colectivos como Francia Insumisa (Melenchon) y el Frente Nacional de la perdedora de la elección presidencial, Marine le Pen? Dentro de un mes lo sabremos.

Anuncios