Para el analista político Ariel Ávila las élites rurales y políticos locales en Colombia le están pagando a grupos ligados a la movilización paramilitar para asesinar a los líderes sociales, situación que se ha convertido en una de las grandes frustraciones del posconflicto debido al alto nivel de impunidad.

Anuncios