En Puerto Rico que se ha declarado en banca rota para evitar las demandas de sus acreedores por no pagar la deuda pública, las medidas de la actual administración que pretenden ahorrar 7 millones de dólares implican el cierre de 187 escuelas, con ello 27000 alumnos se quedarán sin un espacio educativo.

Anuncios