EN EN CHILE DE BACHELET, CADA AÑO MUEREN MILES DE PERSONAS POR DESATENCIÓN SANITARIA

La situación de Venezuela se ha transformado en elemento central del acontecer político regional y foco prioritario de las trasnacionales mediáticas, así como de de los medios de comunicación locales que durante décadas apoyaron dictaduras, mientras callaban sin complejos ante los desmanes de las oligarquías que en defensa de sus intereses violaban derechos humanos, asesinaban, mataban, torturaban y desaparecían.

En el contexto actual, dejó de ser noticia la desaparición de 43 estudiantes en Ayotzinapa, México, y la existencia de decenas de fosas comunes en ese país mientras su gobierno guarda vergonzoso silencio, tampoco resuena en las salas de redacción que Brasil tiene un gobierno no electo, que solo cuenta con el 5% del apoyo de los ciudadanos, pasa inadvertido que Mauricio Macri haya ordenado disminuir las penas de los perpetradores de delitos de lesa humanidad durante la última dictadura cívico-militar de Argentina, no se menciona el escándalo que debería producir que en Chile, -según cifras oficiales fallecieron 25 mil personas en salas de espera o aguardando una cirugía durante el año 2016 y 70 mil entre 2010 y 2015, tampoco se habla de los 14 mil niños del pueblo wayúu muertos por desnutrición en Colombia.

Nada de eso parece afectar, mucho menos preocupar a los dueños de los medios de comunicación, tampoco a los gobiernos.

Sólo Venezuela existe en el espectro informativo de los monopolios mediáticos. Paradójicamente, son los gobiernos de estos países, cuya preocupación debería ser encontrar la manera de solucionar y dar respuestas a estos graves problemas, los que se ensañan y asumen la actitud más beligerante a favor de la violencia y en contra de la búsqueda de una solución pacifica negociada para los venezolanos.

Varios amigos de Europa, Estados Unidos y China, de manera coincidente me han escrito para preguntarme sobre las causas y explicaciones de esta situación.

Dicen casi unánimemente, que se entiende que gobiernos de derecha vinculados a altas esferas del poder económico, con reminiscencias dictatoriales y una política exterior subordinada a Estados Unidos actúen de esa forma, pero, ¿por qué el México del PRI y el Uruguay del Frente Amplio? ¿Por qué Chile, donde gobierna una coalición de centro izquierda?

LEER ORIGINAL Y COMPLETO

Anuncios