“Francia Insumisa” no logró un acuerdo con el Partido Comunista para las elecciones legislativas de junio, culpándolo de la responsabilidad de este fracaso.

JEAN LUC MÉLENCHON (IZDA) y PIERRE LAURENT (A LA DERECHA DE LA IMAGEN) NO HAN LLEGADO A UN ACUERDO COMÚN PARA LAS ELECCIONES LEGISLATIVAS. SU ROMANCE POLÍTICO SOLO LES UNIÓ EN LAS PRESIDENCIALES

Manuel Bompard, encargado de la campaña electoral del colectivo que encabeza Jean Luc Mélenchon, comunicó a los medios periodísticos que las tentativas iniciadas para acudir a los comicios del 11 de Junio (primera vuelta) no fructificaron “porque el PCF exasperó a nuestros líderes con propuestas inviables”.

La izquierda queda dividida, una vez más, ante las exigencias de ambas partes y “la actitud chulesca y presuntuosa de los representantes de Melenchon”, según palabras del líder comunista Pierre Laurent.

Hace unas semanas, Laurent afirmaba que: “Ante el resultado de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, las elecciones legislativas del 11 y 18 de junio poseen a partir de ahora una importancia crucial. Las ciudadanas y ciudadanos que han situado a un elevado nivel el impulso de la transformación social con el voto a Jean-Luc Mélenchon, deben ahora ser más animosos en las elecciones legislativas. La Asamblea Nacional puede convertirse en un contrapoder de la política que llevará a cabo Macron”.

Bompard contradijo al líder comunista, alegando que “la dirección del PCF rechazó cualquier acuerdo de alcance nacional, pidiendo el 50% de los escaños que se lograran, poniendo trabas a acuerdos puntuales en departamentos donde el PS y los Verdes podrían ser aliados”.

El PCF considera a su vez que la excesiva utilización de la imagen de Jean-Luc Mélenchon ha agriado las relaciones con su partido, pero que sigue con la mano tendida para alcanzar alianzas a nivel local.

Un varapalo que hunde las expectativas de voto para los sectores de la izquierda francesa, cuando el Partido Socialista se halla en estado comatoso.

Anuncios