Poco favor le hace al país, un presidente que dice “resolvido” en vez de “resuelto” en un discurso programado y una vice que escribe “Festíbal” , con “b” y acento.

Y no es algo casual sino habitual la forma de mal hablar y  pronunciar del actual presidente argentino, que por si fuera poco, también gobierna muy mal, junto a sus ministros y a su grupo de asesores o de incapaces crónicos.

Mauricio Macri, es un soldado del neoliberalismo yanqui-británico, con cierta forma de perturbación psicológica, tal vez, desatada  por la confusión provocada por las denuncias de sus paraísos fiscales y la corrupción descarada, implantada con sus procedimientos ilegales para resolver los problemas graves  en que nos encontramos inmersos, a poco de que asumiera en el gobierno.

Un presidente que fue electo, con una campaña de promesas falsas y contrarias a las decisiones que, realmente, ha tomado.

Y que sin vacunarse contra la vergüenza, arremete contra todo lo que es argentino, incluyendo al pueblo que lo votó y no conforme con ello, pretende dar un golpe, sobre lo más preciado que tenemos, que es la educación pública, obligatoria y gratuita en todos sus niveles, de la que estamos orgullosos todos los que integramos la Nación.

Pero claro, ya endeudó al país,  pasó por encima a la Justicia, al poder Legislativo, a la Constitución y a la ley, para hacer de nuestra patria, un negocio permanente, para quienes integran esos grupos que no se sienten parte de esta nación, sino que participan de las negociaciones con el Poder Mundial Sionista y  Neoliberal al que pertenecen quienes hoy nos gobiernan, en una dictadura pocas veces vista.

Se comportan cínicamente, siendo dóciles corderos domesticados, por ese mundillo, salvaje y criminal,  que quiere destruir a los únicos 9 países soberanos que existen en el mundo, para dar rienda suelta a su imaginación perversa, que los lleva a burlarse  y divertirse con los indefensos y pacíficos pueblos del mundo.

Así, la gobernadora Vidal, de la Provincia de Bs. As, que tiene a cargo casi la mitad de la población de todo el país, vocifera por todos los medios de comunicación masiva,  que están al servicio de la desintegración nacional, que ella no cumplirá con la Ley de paritarias docentes, que no pagará los días de paros, desoyendo sentencias judiciales que dispusieron lo contrario y con un relato vergonzoso, de  estilo hitleriano, acerca de que la “educación pública, no va más en la Argentina”.

LEER ORIGINAL Y COMPLETO

Anuncios