Los desalmados y terroristas opositores están usando prácticas cada vez más repugnantes, como si no les bastara la destrucción y el caos que originan en los espacios públicos.

Desde hace unas semanas utilizan a niños como carne de cañón, en estos actos violentos que la Mesa de la unidad “democrática” ha promovido en los últimos 40 días.

De manera irresponsable e inicua, estos dirigentes comandados por la alta burguesía y el aparato injerencista y mediático estadounidense, se han atrevido, para promover una falsa matriz de opinión, a alentar a niños y niñas en sus mal llamadas “manifestaciones, concentraciones, marchas y plantones pacíficas”.

El objetivo es sencillo y tétrico: esperar que en las algaradas que se producen alguno de esos menores pudiera resultar muerto o herido, para posteriormente culpar del hecho a las fuerzas policiales y al gobierno bolivariano.

Esta es la oposición venezolana, que prefiere sacrificar y usar como carne de cañón a la infancia venezolana para derrocar a la Revolución.

No obstante, esperamos que los partidarios de esos opositores abran los ojos y vean la infame calaña de dirigentes que lideran la MUD, a los que no les importa poner en riesgo la integridad física de los niños, con tal de que si hubiera una desgracia, aprovecharla para denigrar al gobierno legítimo de Venezuela.

Anuncios