Dentro de la brutal ola de violencia, impulsada por sectores de la extrema derecha venezolana y que actúan en barriadas de Caracas, operan grupos paramilitares, también conocidos como “Bacrim”.

El Movimiento Revolucionario 23 de Octubre denuncia que la extrema derecha venezolana otorga apoyo financiero y logístico a esas bandas criminales, para generalizar violencia y desestabilización en el país.

No sería extraño que la idea y estrategia llegara desde Colombia, donde el genocida y narcotraficante Álvaro Uribe (amigo personal de Henrique Capriles, María Corina Machado, Leopoldo López o del español Felipe González, todos con amplia experiencia en el tema del terrorismo de estado) mantiene sólidos lazos con bandas para militares que en aquel territorio continúan asesinado a líderes sociales y a guerrilleros de las FARC ya amnistiados.

Anuncios