El ya ex Presidente de la República François Hollande, cuyos índices de aprobación han sido los más bajos para un mandatario desde el final de la II Guerra Mundial,  ha demostrado durante sus cinco años de gobierno una vesania e hipocresía dignas de un fascista.

LOS ATENTADOS OCURRIDOS EN FRANCIA DESPRENDIERON UN HEDOR INEQUÍVOCO DE COLABORACIÓN SIONISTA CON LAS CLOACAS DEL GOBIERNO “SOCIALISTA” DE HOLLANDE, FABIUS Y VALLS

Como ejemplo de sus innumerables meteduras de pata, inutilidad y carencia del mínimo respeto a dirigentes de otras naciones, dejo una escena tomada el 15 de mayo de 2014, durante la cumbre del G-20 en Brisbane (Australia).

François Hollande se reunía con Vladimir Putin, pero en lugar de darle la mano al presidente ruso ante las cámaras, el jefe de Estado francés se sentaba en la silla de inmediato, aunque consciente de su ridículo se levantó de inmediato tratando de evitar el ridículo.

Pero además de este tipo de estupideces, impropias de su cargo, las agresiones a los derechos laborales y rebajas en los sociales, los atentados y las muertes violentas fueron lo que en verdad caracterizó al gobierno de Hollande.

Sucesos como el de “Charlie Hebdo”,  las masacres en la sala “Bataclan” y el paseo marítimo de Niza, desprendían un innegable hedor a “falsa bandera”, que sirvió para maniatar a 60 millones de personas bajo un estado de excepción nunca visto, que se prolongará hasta Julio de 2017 a menos que el nuevo presidente, Emmanuel Macron, lo derogue tras su toma de posesión celebrada ayer domingo 14 de mayo.

A ESTAS ALTURAS DE LA HISTORIA, LOS ATENTADOS PERPETRADOS EN FRANCIA SON CARICIAS, COMPARADOS CON LOS GENOCIDIOS COMETIDOS EN YUGOSLAVIA, IRAK, LIBIA Y SIRIA, EN LOS QUE HA PARTICIPADO EL GOBIERNO FRANCÉS

Sin embargo, pocas voces se han alzado ante las revelaciones hechas por Hollande, relativas a asesinatos ordenados desde El Elíseo. Según  propia confesión, autorizó una cuarentena de ‘asesinatos selectivos’, en el marco de la lucha “contra el terrorismo”.

El periodista independiente Vincent Nouzille, en su libro “Erreurs fatales” (“Errores fatales”), revela que el jefe de Estado francés habría ordenado entre 2013 y 2016 la ‘ejecución extrajudicial’ de unos 40 presuntos terroristas fuera de Francia, según indica una amplia investigación sobre la lucha antiterrorista francesa, de la que el diario francés Le Monde se hizo eco en su día.

No hay duda de que con ese bagaje, Hollande será recordado… y maldecido muchos años.

Anuncios