La Unión Europea de Radio y TV (UER-EBU) confirmó hace unas semanas que el gobierno ucraniano prohibía la actuación de la representante rusa en el Festival de Eurovisión, hecho que conculcaba todas las normas establecidas en aquel organismo continental. No importa.

La violación de leyes y claúsulas, artículos y códigos es norma habitual en la Unión Europea, sus organismos y su Mafia Mediática, cuyo concepto de los reglamentos y de la solidaridad ante la injusticia es tan alto como una sima abisal.

Ni una sola de las cadenas de TV presentes en ese circo osó levantar el dedo para denunciar el veto a la cantante rusa, por lo que en este blog y aunque el concurso en cuestión nos “la trae al pairo”, sí condenamos la exclusión de la artista Julia Samoylova y la declaramos ganadora absoluta, con su canción “Flame is Burning”.

Anuncios