El presidente ruso ha señalado que las pruebas de misiles balísticos de la RPDC son “inadmisibles”, pero ha destacado la necesidad de “retornar al diálogo” y “dejar de intimidar” a Pionyang.

Anuncios