PODRÁN TILDARME DE ILUSO Y CRÉDULO, PERO AL VER IMÁGENES COMO ESTA SIENTO UNA ESPECIE DE AIRE FRESCO, DE SERENIDAD Y SOSIEGO, PORQUE YA VEO A LOS LÍDERES DE EE.UU. Y EUROPA BAJÁNDOSE DEL BURRO, PARA SUBIR AL TREN DE LA SEDA QUE DIRIGEN XI JINPING Y VLADIMIR PUTIN

Xi Jinping invoca a los héroes de la dinastía Ming, diseña estrategias de desarrollo geopolítico y analogías con patos salvajes asiáticos (como dice Pepe Escobar), para inaugurar la nueva Ruta de la Seda, camino que afortunadamente no conduce a otro “nuevo orden” (el que existe es desorden absoluto, dirigido por EE.UU. y la Unión Europea, es decir la OTAN) sino a un equilibrio global centrado en el comercio y la ayuda a naciones empobrecidas por la guerra y el desajuste económico.

El Presidente Putin y el canciller ruso, Sergueï Lavrov fueron los invitados de honor en este Foro, además de algunos líderes cercanos, como el presidente Noursoultan Nazarbayev de Kazajistán y el presidente Recep Tayyip Erdogan de Turquía.

No pasó desapercibido el hecho de que, durante un desayuno de negocios, Xi Jinping se colocó entre Putin y Lavrov, dando a entender que Rusia era el socio más fiable y necesario en este megaproyecto.

China y Rusia están decididos a llevar al resto del mundo hacia un “nuevo modelo de cooperación y comercio más justo” (Jinping, dixit) que prevalecerá sobre la diplomacia de las bombas, el terrorismo financiado y las coloristas revoluciones gestadas en el Pentágono.

El líder chino aseguraba que “China quiere compartir su experiencia de desarrollo con el resto del mundo, pero no intervendrá en los asuntos internos de otros países – [un toque de atención más que pertinente a Washington y Bruselas]-, no va a imponer a ninguna nación nuestro sistema social y nuestro modelo de desarrollo”.

Para dar alas al comercio y la colaboración científica, sanitaria, social y cultural, nada mejor que crear vías terrestres, marítimas y aéreas.

El discurso del presidente chino aclara ese punto crucial cuando afirmó su compromiso a la hora de construir nuevas carreteras y autopistas, vías de ferrocarril, puertos, vías navegables, sendas para transportar agua potable, aeropuertos, oleoductos, plantas eléctricas y miles de kilómetros de cable de fibra óptica para asegurar las telecomunicaciones.

EN 2020 LAS RUTAS Y LOS CAMINOS QUE ABREN RUSIA Y CHINA HABRÁN DISEÑADO UN EQUILIBRIO GLOBAL QUE PODRÍA INAUGURAR UNA ETAPA DE PAZ NUNCA VISTA

Tras hablar de los miles de millones de euros/dólares de inversión para lograr las metas propuestas,  en un momento dado, Jinping  dejó lo monetario a un lado y se zambulló en la historia y las metáforas, haciendo loas al legendario almirante Zheng He, del que las crónicas populares aseguran que en 1421 circunnavegó el globo terráqueo y descubrió América a principios del siglo XV, antes que Colón y Magallanes.

Y con un tono de documental Made in David Attenborough, el mandatario narró:

Hay un ganso salvaje poco común, un ave muy peculiar que se encuentra solo en Asia, pero no en Europa  o América. Es capaz de volar muy lejos y usa el viento para cruzar el espacio en bandadas que se ayudan mutuamente, como si se tratara de un equipo“, decía el Presidente, mientras el auditorio sonreía celebrando la analogía.

Los convoyes chinos, con más de 90 contenedores, cruzan ya Rusia y llegan a Madrid, París y Londres, atraviesan las estepas de Asia Central llevando artículos para el hogar, tabletas, portátiles, smartphones, prendas de vestir y maquinaria de última generación, para regresar al punto de partida llevando compuesto químicos, especialidades alimenticias, vinos y ¡productos para bebés!.

Se nota que la ley del “segundo hijo/a” ha generado cierta escasez, aunque espero que no se fíen de Johnson and Johnson…

El segundo día del Foro, durante una mesa redonda en la que todos los presentes pudieron expresar sus dudas y formular toda clase de preguntas – los asientos estaban dotados de micrófono, como si fuera la sede de unas Naciones Unidas Comerciales – Putin se refirió a un punto clave: la simbiosis, formalizada desde 2015, entre la OBOR (One Belt One Road) – BRI (Belt and Road Initiative)  y la Comunidad Económica Euroasiática (CEEA), liderada por Rusia, que actualmente incluye a Rusia, Kirguistán, Kazajistán, Bielorrusia y Armenia.

Y colorín, colorado, este tiempo se ha acabado. No es aventurado asegurar que el mundo entra en una nueva era, en la que ni Bruselas ni Washington llevan el timón, porque solo queda sitio para ellos en la sentina.

Anuncios