En Chile rige un modelo neoliberal desde el derrocamiento del gobierno de Salvador Allende en 1973 a través de un golpe de Estado.

La “socialista” Michelle Bachelet y su gobierno “de progreso” no han sido capaces de poner firmes a los uniformados, ya sean policías o militares. La democracia en Chile sigue siendo una quimera.

Mucho de lo instaurado durante la dictadura de Augusto Pinochet permanece vigente a la fecha, dado que las Fuerzas Armadas de ese país sudamericano, como en Argentina y Brasil, siguen ancladas en el fascismo.

Mientras se debate la propuesta presentada por la presidenta chilena, Michelle Bachelet, sobre hacer algunas modificaciones a la pesada herencia de la dictadura, se conoció que las seis AFP que monopolizan el sistema de pensiones en Chile acumularon ganancias por 116 mil millones de pesos, sólo en el periodo entre enero y marzo de 2017.

Anuncios