Las nuevas reformas exigidas al gobierno griego abarcan recorte de pensiones entre 9 y 18% en 2019, disminución de ingresos para pago de impuestos, suspensión de negociación de contrataciones colectivas, liberalización de horarios comerciales y modificaciones en el sistema energético.

Anuncios