El abogado del fundador de Wikileaks, ha declarado que Julian Assange trata de encontrar asilo político en Francia,  después de que la Fiscalía sueca haya suspendido el proceso por violación que se seguía en el país nórdico, contra el hoy refugiado en la embajada de Ecuador en Londres, donde cumplirá en Junio 5 años de encierro.

LA CAPACIDAD DE RESISTENCIA PSICOLÓGICA DEL RECLUÍDO JULIAN ASSANGE ES ADMIRABLE, PERO CINCO AÑOS DE ENCIERRO DEJAN SECUELAS

En mi humilde opinión, parece que tanto tiempo sin poder salir de su habitáculo ha afectado seriamente al australiano, dado que en cuanto pusiera un pie en la calle donde se ubica la legación de Ecuador, los agentes de Scotland Yard le detendrían de inmediato.

Con esa amenaza pendiendo sobre Assange, resulta lógico que Juan Branco, el principal letrado de Julian, decía: “Francia ya tiene la petición de asilo, por lo que si se concediera, podría evitarse el arresto, siempre y cuando el gobierno británico cediera a las demandas del nuevo ejecutivo galo”.

¿Alguien cree, en su sano juicio, que Emmanuel Macron sería capaz de mostrar la misma generosidad y comprensión, idéntico coraje, para enfrentarse a la amenaza de EEUU, que el ex presidente Rafael Correa?

Recordemos que en el año 2015 el entonces presidente francés, Hollande, se negó a conceder ese asilo, aún cuando varios diputados de la Asamblea apoyaron la medida “como gesto humanitario”.

Conviene señalar que Donald Trump, hace unas semanas, ya dejó clara la posición de la administración estadounidense: “A ese rubio hay que encarcelarle de por vida”, dijo el mandatario.

Por su parte, un portavoz de la policía británica, pese a la suspensión de la causa que motivó el asilo, ratificó que Julian Assange sería detenido en el mismo momento que abandonara la embajada ecuatoriana en Londres.

Difícil situación en la que el tiempo juega en contra de Assange.

Anuncios