Lo de batir récords para el Libro Guinnes llega a extremos dignos de estudio en clínicas psiquiátricas. La última “hazaña” que se ha registrado es la de un ciudadano paquistaní que rompió a cabezazos (y no murió) nada menos que 45 cocos en 1 minuto.

Anuncios