La mayor parte de los medios occidentales, más concretamente españoles, franceses y británicos, respondiendo a su carácter mafioso y sectario, se niegan a emitir las manifestaciones violentas de la derecha opositora en Venezuela, cometiendo un delito de odio además de una violación sistemática de las normas que deben regir el periodismo.

Anuncios