Manifestantes han abarrotado la sede del Gobierno de Brasil para exigir el fin de las medidas de austeridad y la dimisión del presidente Michel Temer.

Según reporta Brasil de Fato, agencias oficiales de seguridad reportan que unas 25.000 personas se han congregado en la Explanada de los Ministerios en Brasilia, pero la organización de la manifestación habla de 150.000.

Las protestas, que comenzaron pacíficamente, desembocaron en violencia: los manifestantes pasaron de lanzar piedras a la Policía a prender fuego a los edificios del Ministerio de Agricultura y el Ministerio de Hacienda, con lo que las autoridades decidieron evacuar a todos los empleados de las sedes ministeriales federales.

Además de su caballería, la Policía ha empleado gas lacrimógeno en contra de los manifestantes, que coreaban “¡Fuera Temer!”.

Los choques han dejado al menos cuatro heridos, entre ellos un vendedor ambulante al que supuestamente un proyectil le atravesó el rostro.

Han sido confirmadas oficialmente 7 personas detenidas y 49 heridos, entre ellos uno por arma de fuego, según ‘O Globo’.

Anuncios