Aviones de combate de Egipto realizaron seis ataques dirigidos a campos de entrenamiento de extremistas en Libia, en respuesta al atentado contra un autobús de cristianos coptos de este viernes en el que murieron 28 personas.

El presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, responsabilizó al Estado Islámico del atentado y llamó a la lucha contra el terrorismo.

Anuncios