El Comité Valmy*, teniendo en cuenta que la elección de Emmanuel Macron no fue democrática, sino prefabricada por una masiva manipulación política y mediática y por el aparato estatal que hunde sus raíces en las cloacas de las agencias de espionaje, afirma que la elección de Macron como presidente de la República francesa carece de legitimidad, ya que puede ser considerada como una forma sutil de golpe de estado.

EL COMITÉ VALMY BASA SU ACTIVIDAD EN LA RECUPERACIÓN DEL COMPROMISO ANTIFASCISTA DE LA RESISTENCIA FRANCESA, EL RECHAZO DEL NEOLIBERALISMO Y EL ATLANTISMO

Nuestro Comité aprueba el contenido de este análisis y formula:

El resultado de esta elección, después de una continuada manipulación de la opinión pública, debe ser relativizada. Macron fue elegido con el 66% de los votos emitidos, mientras la abstención superaba el 25% y la suma de votos en blanco y nulos llegaron al 12%.

Esto reduce la puntuación de Macron en la segunda ronda al 43%, aunque solo votó por convicción un 24%. Dada la escala masiva de recursos (incluyendo el estado y los medios de comunicación) que se usan para orquestar el engaño de los ciudadanos, el triunfo de Macron no tiene nada de extraordinario.

Estamos ante una elección fraudulenta, que ilustra un profundo cambio en la naturaleza de nuestra sociedad, que ni es realmente democrática ni republicana.

El partido la República en Marcha tiene la intención de destruir el Estado y su soberanía, para integrarlo en una nación compuesta de Länder federales, de acuerdo con la voluntad del imperialismo germano.

El Comité Valmy considera que se ha establecido en Francia una suerte de régimen que podríamos definir como una dictadura Neo-Petain, al servicio de la oligarquía financiera de una Europa atlantista, estadounidense y occidentalista.

Esta traición a la independencia de la nación comporta un grave desafío a la democracia y a las libertades, haciendo que sea más urgente que nunca la reactivación de la unión política de todos los ciudadanos antiimperialistas, algo por lo que hemos venimos luchando desde nuestra fundación.

En nuestro país, en realidad hay dos campos opuestos:

El de los fans de los acuerdos de Maastrich, es decir el Partido Socialista, la Unión del Movimiento Popular y los Republicanos, junto a sus aliados, por un lado.

Y en el otro, progresistas de cualquier ideología, patriotas republicanos (que también son sustanciales antiimperialistas e internacionalistas) por el otro.

Este último, es el lado de los trabajadores y el de la restauración de la democracia; la que debe reducir el poder de la oligarquía financiera que hoy avasalla al estado.

La línea de fractura, la contradicción principal no se encuentra actualmente en el enfrentamiento izquierda-derecha, sino en el que debe darse entre quienes se oponen irreconciliablemente a aquellos partidos favorables a la OTAN y a sus colaboradores europeos.

El Comité Valmy condena la voluntad expresada por Macron de intervenir militarmente en Oriente Medio y en otras partes, a pesar de las leyes internacionales y la Carta de la ONU.

Decimos NO a la guerra y hacemos campaña desde Francia para defender la paz, así como a respetar el derecho internacional y la soberanía de otras naciones.

Una vez más el Comité Valmy anima a una manifestación entre las fuerzas patriotas y auténticamente republicanas,  progresistas y anti-imperialistas.

Una de las piedras angulares de este movimiento es la declaración, clara e inequívoca, de nuestro compromiso compartido con la salida del euro y de la Unión Europea, que no son puntos renunciables.

Debemos hacer todo lo posible para constituir una mayoría parlamentaria contra Macron y su República.

El objetivo es tratar de derrotar a los candidatos favorables al nuevo presidente, sean quienes sean, para frustrar el peligro mortal que encarna este banquero. Está en juego nuestro estado-nación, la supervivencia de Francia, su independencia y soberanía.

NOTA DEL ADMINISTRADOR.- El Comité Valmy es una organización republicana, laica y progresista.

Su enfoque estratégico y los objetivos son patriotas, internacionalista y antiimperialista. Su objetivo es una Europa desligada del atlantismo neoliberal, imperialista y totalitario.

El Comité Valmy subraya su carácter antifascista, progresista, patriótico y proclama el espíritu de la Resistencia durante la ocupación alemana.

Su líder ideológico fue Jean Moulin (Béziers, 1899) asesinado por las SS en Metz el 8 de julio de 1943, quien dirigió el Consejo Nacional de la Resistencia durante la ocupación de Francia por los ejércitos del Tercer Reich (junio de 1940-diciembre de 1944).

Perseguido por la Gestapo y el gobierno de Vichy, fue finalmente capturado, torturado y asesinado.

Considerado como uno de los héroes de la Resistencia Francesa, yace enterrado en el Panteón de París.

Anuncios