El Ejército filipino continúa su misión de rescate de civiles en la ciudad tomada por los yihadistas. Los últimos informes revelan dificultades insospechadas.

Anuncios