Los aviones de la coalición liderada por EE.UU. han realizado un ataque contra las tropas gubernamentales en el sur de Siria, según un comunicado difundido por el mando de la operación Inherent Resolve, que se lleva a cabo en territorio de Siria e Irak.

El ataque ha llegado después de que una unidad del Ejército sirio supuestamente avanzara en una zona de seguridad.

Dos militares del Ejército de Siria han fallecido y otros 15 han resultado heridos tras el bombardeo de la coalición.

“Pese a las advertencias, las fuerzas progubernamentales entraron en la zona de seguridad con un tanque, artillería, armas antiaéreas y vehículos armados y más de 60 soldados, representando una amenaza a las fuerzas de la Coalición y sus aliados desplegadas en la base de At Tanf”, reza el documento.

Los representantes de la coalición “hicieron varias advertencias” a través de la línea de comunicación directa, diseñada para evitar conflictos antes de “destruir dos piezas de artillería y un arma antiaérea y de dañar un tanque“, precisa el comunicado.

Rusia ha calificado la agresión como ilegítima, limitándose a lamentar el ataque. Por su parte, el periodista Diego Olivera Evia estima que, de momento, se trata de “una violación de la soberanía” de Siria por EE.UU., así como de “la búsqueda de crear una guerra simétrica en esta nación árabe”.

Y por supuesto el ataque constituye una nueva violación del derecho internacional.

Anuncios