Siendo absolutamente verídico el hecho de que Qatar haya apoyado y financiado el yihadismo y la desestabilización de Oriente Medio (lo mismo que también ha hecho Arabia saudí), ello no puede ser la razón primordial de la ruptura entre el emirato y la monarquía saudita. Los motivos hay que buscarlos en Irán.

LOS FINANCIEROS DEL TERRORISMO CUANDO SE LLEVABAN BIEN. HOY LAS COSAS HAN CAMBIADO Y EL EMIRATO TIENE TODAS LAS CARTAS EN SU CONTRA

Arabia Saudí disputa con Qatar desde 1995 y ese conflicto está motivado por el éxito del país en la producción de gas natural licuado (GNL).

Esto ha contribuido a que el régimen de Doha se independice de Riad políticamente e hizo al gobierno qatarí alinearse con Irán, enemigo número uno de la dictadura saudita.

La revolución del GNL ha convertido en una de las naciones más ricas del mundo, con un ingreso per cápita anual de 130.000 dólares. El país también ha pasado a ser el mayor exportador de GNL.

El Campo Norte de Qatar, la región que proporciona todo el gas del país, está compartida con Irán. Al mismo tiempo en el territorio de ese pequeño emirsato se encuentra una base militar del Mando Central de EEUU. Es notoria la compra de una participación de 2.700 millones de dólares de la petrolera rusa Rosneft por parte de Doha.

“Qatar solía ser una especie de estado vasallo de Arabia Saudí, pero aprovechó la autonomía que su riqueza en el gas le dio para empezar a desempeñar un papel independiente”, aseguró a Bloomberg Jim Krane, investigador de energía del Baker Institute de la Universidad Rice en Houston, Texas. “El resto de la región está buscando una oportunidad para cortar las alas de Qatar“, agregó.

Riad responsabilizó a Doha por respaldar a los Hermanos Musulmanes en Egipto, a Hamás en la Franja de Gaza y a los grupos armados que actúan en contra de Abu Dabi y Arabia Saudí en las guerras de Libia y Siria.

Además, Arabia Saudí y otros países del Golfo han visto un aumento en la demanda de GNL para producir electricidad.

Como Qatar tiene los costos de extracción más bajos, pero se niega a colaborar con ellos, los saudíes tienen que depender de las importaciones de GNL a un mayor precio, indican los expertos.

(Con información de Sputnik)

Anuncios